Noticias de actualidad
Spin4Play
Bovegas Casino - Bonus up to $5500 - Claim now
Pese al semáforo rojo, restauranteros hacen llamado a la "desobediencia civil pacífica" para reabrir negocios. Entérate de qué va "AbrimosOMorimos".

#AbrimosOMorimos: Por qué los restaurantes quieren abrir en semáforo rojo

La industria restaurantera pende de un hilo. Tras declarar una segunda etapa de confinamiento que terminaría el domingo 10 de enero, el sector de alimentos y bebidas apenas sobrevive. Sin embargo, esto es apenas el comienzo del camino que le espera, ya que el día de hoy se ha declarado que la Ciudad de México permanece en semáforo rojo y, con esto, los restaurantes continuarán cerrados.

Esta mañana, durante una conferencia de prensa la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, anunció que la Zona Metropolitana del Valle de México continuará en semáforo rojo al menos hasta el 17 de enero. Debido a que los niveles de hospitalización se encuentran en su máximo nivel y que los contagios continúan al alza, las actividades no esenciales quedan suspendidas.

Sin embargo, ¿cómo catalogar como “no esencial” una actividad que mantiene a más de 3 millones de personas en un país? Esta es la reflexión que ha elaborado un grupo de restauranteros de la CDMX y Estado de México, quienes a través de una carta y varias publicaciones que mencionan “abrimos o morimos”. Junto con éstas, hay un llamado a la desobediencia civil para regresar al servicio en piso el día de hoy.

Abrimos o morimos

“Este es un llamado de auxilio: Nos están extinguiendo. ¡Ya no podemos más! ¡No condenen a sus trabajadores al desempleo ni a miles de negocios a la quiebra”, dice el inicio de la carta abierta de la Industria Restaurantera. Según cifras, hasta la fecha han cerrado más de 13 mil 500 restaurantes en el Valle de México debido a la pandemia, por lo que es insostenible continuar sin servicio.

Aunque continúan vendiendo comida para llevar, los más de 600 restauranteros que firmaron la carta aseguran que no es lo mismo. El miedo a contagiarse de COVID-19 ha hecho que disminuya el consumo de alimentos en restaurantes. Por otro lado, al no existir servicio en el piso no hay propinas y, lamentablemente, estas representan una parte importante de los ingresos del sector.

Aunque el gobierno de la CDMX se ha comprometido a brindar apoyos económicos a los trabajadores del sector, es insuficiente. El monto es un pago único de $2,200 pesos y se limita a las primeras 100 mil personas que laboren en actividades no esenciales. El chiste se cuenta solo. Por esta razón, algunos restaurantes, cafés, y taquerías han mencionado que esta semana reanudarán su servicio.

Por otro lado, además de los llamados a la desobediencia civil y reabrir sin el permiso del gobierno, este lunes se llevará a cabo un cacerolazo en apoyo a los restauranteros. 

Hospitales saturados

Sería egoísta únicamente mencionar el punto de vista de los restaurantes cuando ponemos todas las cartas en la mesa. México tiene acumulados más de 1 millón 500 mil casos de contagios y más de 133 mil muertes – oficiales – por COVID-19. Sumado a esto, durante el periodo vacacional de diciembre llegamos a las cifras registradas durante mayo, además, se han registrado casi 10 mil casos nuevos diariamente.

Esta es la razón por la cual se ha declarado que la Ciudad de México y área Metropolitana continúe en semáforo rojo. “No es por voluntad” mencionó Sheinbaum ante los cuestionamientos acerca de reabrir restaurantes. No podemos ocultar que el Sector Salud se encuentra enfrentando una crisis, la cual tiene a los hospitales al 90% de su capacidad y al borde del colapso.

Reabrir en medio del caos

Ante el llamado a reabrir los restaurantes nos preguntamos ¿cuántas personas asistirán a los restaurantes sabiendo la situación que se vive? La última semana se ha llevado a cabo una estrategia mucho más dura por parte del gobierno para pedir que nos quedemos en casa. Pese al polémico viaje del Subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, la insistencia por guardar confinamiento ha sido mayor.

Durante la conferencia de prensa de esta mañana, se ha mencionado que el porcentaje de positividad por el virus ha aumentado, encontrándose en un 44%, además, se confirmó que la nueva cepa británica de Coronavirus se encuentra en la CDMX. Debido a esto, las medidas sanitarias de semáforo rojo permanecerán mínimo una semana más —pero los pronósticos no son muy alentadores.

Nuevas estrategias

Ya que los pronósticos apuntan a que el aumento de contagios continuará, no queda más que habituarse al caos con nuevas estrategias. La pandemia es una situación para la cual no estábamos preparados, lo cual ha complicado la implementación de protocolos. Aunado a esto, es imposible tomar acciones que mantengan a todos los ciudadanos contentos, que beneficien en igual medida a restaurantes y a hospitales.

Aunque cada sector, como el restaurantero, ha optado por adoptar nuevas prácticas de negocio para subsistir, lo cierto es que ha sido difícil igualar los números a como eran antes de la pandemia. La economía se encuentra muy lastimada y existe el miedo latente de contraer el virus, lo cual nos tiene viviendo en una burbuja de contención.

Lamentablemente la situación económica del país no es la más favorable, por lo que los apoyos brindados son ínfimos. Además, miles de personas han sufrido recortes en sus sueldos, otras más han caído en el desempleo, por lo cual sus gastos han reducido sus gastos. 

Por otro lado, la llamada “reactivación económica” ha sido tergiversada, ya que el beneficio apunta a un sólo sector. Finalmente en México, el 60% de la población depende del comercio informal y no puede darse el lujo de detenerse por un semáforo rojo. Quienes viven al día son los más vulnerables ante la pandemia, y en muchas ocasiones, son a los que no nos detenemos a apoyar.

Share via:
No hay comentario

Deja un comentario