Noticias de actualidad
Argo Casino - Game of Thrones - 20 Free Spins
Golden Reels

¿Cuáles son las mejores telenoveles mexicanas? Nuestros expertos responden

Durante muchos años, México se distinguió por ser potencia mundial en cuanto a producción de telenovelas. Las producciones de Televisa durante la década de los 80 y 90 llegaron a reproducirse en más de un centenar de países, al punto en que hay rincones en el mundo en los que lo más representativo de nuestro país son los dramas producidos en “la Fábrica de sueños”.

Tampoco podemos negar que cuando TV Azteca le entró al quite, nos otorgó producciones memorables y de gran calidad. Si bien es cierto que países como India, Brasil o Turquía se han posicionado en los últimos años como los nuevos nichos de exportación de telenovelas, los grandes clásicos son mexicanos y hoy vamos a hacer un recuento de los mejores dramas que nos ha dado México. ¿Listos?

Cuna de lobos

Esta es una de las telenovelas más icónicas e importantes de la historia. Escrita en 1986 por Carlos Olmos, tuvo 170 capítulos en los que pudimos ver las maldades de Catalina Creel, la villana televisiva por excelencia.

María Rubio le da vida a la ambiciosa madre de dos hombres: José Carlos y Alejandro. Ella desea que el segundo tenga un hijo que se convierta en el próximo heredero, pero cuando se entera de que la mujer de Alejandro es estéril, Catalina lleva sus ambiciones hasta las últimas consecuencias.

El 5 de julio de 1987 las calles de México lucían desoladas porque todos estaban en sus casas a la espera de ver el capítulo final. Un clásico del género, sin duda.

Marimar

Thalía estelarizó varias telenovelas que se volvieron un éxito, pero sin duda la producción que la llevó a las nubes fue Marimar. En esta historia, la actriz le da vida a Marimar, una joven que fue criada por sus abuelos. Su inocencia la vuelve víctima de Sergio, un apuesto joven que trata de aprovecharse de ella. Pese al shock, no puede evitar enamorarse de él.

El culebrón dirigido por Beatriz Sheridan se convirtió en un fenómeno televisivo en toda Latinoamérica en los años 90 y tuvo emisiones en países como Argentina, Perú, Brasil, Chile, Bolivia, Estados Unidos y Rumania.

La Usurpadora

La telenovela producida por Salvador Mejía marcó el inicio de una prometedora carrera en México para Gaby Spanic, en especial, por su doble actuación. La actriz venezolana interpretó por un lado a la despiadada e interesada Paola Bracho, y por el otro, a la inocente Paulina Martínez. 

La Usurpadora nos cuenta cómo una mujer bondadosa se deja engañar por su hermana gemela para que suplante su identidad en su vida cotidiana mientras ella se va de viaje. La historia se estrenó en 1998 y mantuvo en vilo al público hasta el último capítulo.

El privilegio de amar

Esta producción de Carla Estrada para la cadena Televisa. Es una adaptación de la telenovela venezolana Cristal, original de Delia Fiallo, que se adaptó por Liliana Abud. 

En esta historia Luciana, una joven huérfana, trabaja al servicio de un guapo seminarista. Una noche se dejarán llevar por sus sentimientos y ella quedará embarazada. Tras ser expulsada de su hogar, abandonará a su bebé, quien crecerá con los obstáculos que representa no tener una familia.

No está de más recordar que también tiene uno de los soundtracks más increíbles con Lucero y Mijares y ese inolvidable: “…pero sobre todas las cosas, nunca te olvides de Dios”.

Mirada de mujer

Epigmenio Ibarra y Carlos Payán produjeron la primera gran telenovela de TV Azteca. Una ama de casa, interpretada por Angélica Aragón, se siente estancada en su vida y su matrimonio. Su estabilidad se viene abajo cuando descubre que su esposo le es infiel. Pero su felicidad llega cuando conoce a un hombre más joven que ella.

La historia fue tan exitosa que incluso se produjo una secuela en 2003 que también alcanzó grandes niveles de audiencia.

Rebelde

En esta telenovela juvenil nos adentramos en el Elite Way School, un exclusivo colegio privado de prestigio internacional donde acuden adolescentes de clase alta. 

El colegio cuenta con un programa de becas para jóvenes de bajos recursos con excelente nivel académico o deportivo; sin embargo, pocos de ellos logran graduarse, ya que son perseguidos por una organización secreta llamada “La Logia” cuyo propósito es conservar la “pureza” de la clase privilegiada.

Fue de esta telenovela de donde salió la agrupación RBD, que se volvió sumamente exitosa en América Latina, particularmente en Brasil, donde se volvieron un fenómeno de proporciones épicas.

Rubí

Rubí, encarnada por Bárbara Mori, proviene de una familia pobre, pero no está dispuesta a seguir así. Nuestra protagonista será capaz de cualquier cosa por tener riqueza, incluso jugar con el cariño de dos hombres.

La audiencia disfrutó durante más de 100 capítulos de las maldades de Rubí Pérez Ochoa, una mujer tan bella como perversa que estaba dispuesta a llegar hasta las últimas consecuencias con tal de dejar atrás sus orígenes humildes y vivir rodeada de lujos.

Fue producida por José Alberto Castro y se estrenó en Televisa el 17 de mayo de 2004 y recientemente se hizo otra versión que también alcanzó grandes niveles de rating.

Teresa

Esta propuesta conquistó a los amantes de las telenovelas con su historia de amor y ambición a mediados de 2010. Teresa es una estudiante muy inteligente pero ambiciosa, que busca salir de la precariedad por todos los medios. Eso la llevará a usar su encanto y belleza para lograr la riqueza, aunque deba renunciar a su alma gemela.

Angelique Boyer, Sebastián Rulli y Aarón Díaz son los protagonistas del drama presentado por José Alberto Castro para Televisa. 

Hay muchas producciones que se nos quedaron en el tintero y que estamos seguros que también merecen estar en esta lista de las mejores telenovelas, ¿Estás listo para la segunda parte?

Share via:
No hay comentario

Deja un comentario